¿Cómo limpiar el frigorífico rápido y fácil?

Las labores domésticas son parte del día a día del mantenimiento de nuestro hogar. Pero obviamente hay zonas que necesitan una atención más diaria que otras, como es el caso de la cocina. En este sentido, la nevera es una de las áreas más importantes que debéis tener en cuenta cuando realizáis la limpieza de la cocina. Tanto los alimentos crudos como cocidos, y las bebidas y condimentos se guardan en la nevera, por lo que es fundamental mantenerla limpia para minimizar los riesgos de intoxicación alimentaria.

Lamentablemente limpiar el frigorífico no es una tarea tan sencilla como la que debe efectuarse en otras partes de la cocina, y hay ciertos productos que debemos evitar al hacerlo. Pero para que os resulte más fácil, a continuación en la fontaneria Valdemoro traemos algunos consejos sobre los pasos a seguir, las técnicas y productos adecuados para limpiar el frigorífico. De esta forma, podréis completar esta tarea en menos tiempo y con menos esfuerzo.

¿Qué productos de limpieza son más adecuados para la nevera?

Algunos productos de limpieza que usamos para la cocina en general, como las toallitas húmedas con aceites cítricos naturales, pueden ser usados para limpiar el frigorífico, pero hay otros que debemos evitar. Algunos productos de limpieza pueden ser muy agresivos, ya que contienen sustancias químicas muy fuertes para acabar con los gérmenes de las zonas más comunes de la cocina. Precisamente estos productos no deben entrar en contacto, ya sea de forma directa o indirecta con los alimentos. Por eso, aunque pueden ser muy eficientes en la limpieza de la nevera, no vale la pena correr el riesgo de que los residuos químicos contaminen la comida.

Nosotros os recomendamos que utilicéis detergente de fregar platos del que usáis habitualmente y un poco de agua templada para limpiar el interior de la nevera y los cajones. Eso sí, es importante que sigáis las indicaciones del fabricante que aparecen en la etiqueta.

¿Cómo desinfectar el refrigerador?

Los desinfectantes habituales nunca deben ser usados para limpiar el refrigerador. Al igual que otros productos de limpieza de la cocina, ya que cualquier desinfectante que entre en contacto con los alimentos podría haceros enfermar debido a los productos químicos tan agresivos que contienen. Por eso, es conveniente usar productos específicos para la limpieza de la nevera, que son más seguros, o utilizar productos de limpieza naturales como vinagre o zumo de limón.

¿Son eficientes los productos naturales para limpiar el frigorífico?

Los productos naturales pueden ser muy útiles para limpiar la nevera, con el añadido de que son muy seguros para mantener el aparato limpio e higiénico. El bicarbonato de sodio común es un excelente producto para eliminar las manchas y los malos olores, mientras que el vinagre blanco es muy eficiente para la limpieza de las piezas metálicas, incluyendo las puertas de la nevera. Solamente recuerda probar antes en una pequeña zona no visible para comprobar que no causa daños en el material.

¿Cuáles son los mejores métodos para limpiar la nevera?

Una vez que tengáis todos los productos de limpieza de cocina a mano, es el momento de pensar en la forma en la que vais a hacerlo.

  • Aunque puede parecer muy evidente, es importante sacar todos los alimentos antes de empezar a limpiar el frigorífico. Incluso aunque hayáis decidido utilizar  solamente productos naturales. Tener la nevera vacía hace que la limpieza sea mucho más sencilla y evita los riesgos de contaminación de los alimentos.
  • Saca todas las partes desmontables como los estantes y cajones. Llena un recipiente con agua templada y detergente de fregar los platos y deja las piezas en remojo. Si no caben en un recipiente de cocina, podéis hacerlo en la bañera. Después límpialas y enjuágalas bien.
  • Limpia todas las superficies, ya sea con toallitas comerciales o con una mezcla de detergente para lavar los platos y agua tibia. Utiliza un paño de microfibra o una buena esponja de calidad. De esta forma, te aseguraréis de que no se deshagan durante la limpieza y vayan dejando pelusas.
  • Para las manchas difíciles, haz una mezcla de agua y una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio hasta conseguir una pasta espesa. Después aplica esta pasta sobre la mancha y deja actuar durante una hora antes de pasar la esponja húmeda o el trapo. El bicarbonato de sodio debe aflojar la mancha durante este tiempo, haciendo que sea más fácil de eliminar.

Algunas medidas preventivas simples

Para evitar tener que hacer una limpieza en profundidad que requiera de gran esfuerzo, lo ideal es realizar un mantenimiento diario. Para ello os damos algunas formas rápidas y fáciles de limpiar el refrigerador cada día y mantenerlo en un buen estado de higiene.

  • Revisa regularmente la fecha de caducidad de los productos que tienes en la nevera y tira a la basura aquellos que no se encuentren en buen estado. Piensa que los alimentos con moho pueden contaminar otros.
  • Limpiar cualquier derrame tan pronto como sea posible. Los líquidos pueden gotear sobre otros alimentos y causar malos olores, sobre todo si se produce una fuga de leche de una botella.
  • Mantén un pequeño envase lleno de bicarbonato de sodio en la parte inferior de la nevera. De esta forma, se absorberán los olores fuertes.